Sigue a  Angel Gabet :

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • YouTube Clean Grey

© 2023 por Angel Gabet. Creado con Wix.com

Del lat. cient. synergia “tarea coordinada”', y este del gr. συνεργία synergía “cooperación”.

 

Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

Sinergia

Y empieza una vida sana HOY

El Estrés
 

Diccionario de la Real Academia Española.

Aunque la clave para controlar el estrés se basa en descubrir su origen y

encontrar el modo de reducir su causa o de vivir con ella y adaptarse, una

alimentación saludable y equilibrada, sumada a una actividad física regular

y placentera, algunos suplementos nutritivos y porque no, la ayuda de los

aceites esenciales  pueden contribuir a que el organismo venza, por lo

menos, algunos de sus efectos negativos.

 

Independientemente de que la fuente u origen del estrés sea físico o

emocional, el organismo reacciona bombeando una hormona llamada

adrenalina, esta a su vez desencadena toda una serie de respuestas

hormonales y nerviosas por todo el organismo que nos preparan para la

lucha o la huida.

 

Es importante mantener una buena nutrición general para afrontar los efectos adversos del estrés. Esto incluye seguir una dieta saludable rica en proteínas de buena calidad, alimentos fuente de fibra, no procesados y reducir la ingesta de alimentos pro oxidantes que generaran mayor estrés a nuestro organismo, alcohol, grasas saturadas, grasas hidrogenadas y azúcares refinados

Cuando los niveles de adrenalina se elevan durante largos periodos de estrés, se requiere una mayor cantidad de vitamina C. Casi todos los animales pueden incrementar su propia síntesis de dicha vitamina para hacer frente a una mayor demanda. Desgraciadamente, el ser humano perdió esta facultad y sólo puede obtener este nutriente esencial a través de la alimentación. Si esto no se logra, mediante la ingesta de alimentos ricos en vitamina C como las naranjas, el kiwi, las frutas del bosque, los pimientos, el tomate o el brócoli, el organismo, y en especial el sistema inmunitario, puede sufrir una deficiencia de dicha vitamina con las consecuencias que esto acarrea.

 

Los estudios revelan asimismo que la carencia de vitamina C reduce la actividad de los macrófagos, células inmunitarias que se comen literalmente a las bacterias y los virus invasores. Una menor cantidad de macrófagos aumenta nuestra propensión a contraer resfriados y gripe, lo cual, a su vez, contribuye a agotar nuestras reservas de vitamina C, todo un círculo vicioso.

Igualmente pasa con otras vitaminas, cuando nos exponemos a largos periodos de estrés es conveniente reforzar el sistema inmunitario tomando grandes cantidades de alimentos ricos en beta-caroteno (precursor de la vitamina A) como zanahorias, verduras de color verde oscuro y frutas de color amarillo y naranja.

 

El consumo regular de las vitaminas C y A, junto al de ácido fólico y zinc, es vital para el funcionamiento adecuado del sistema inmunitario. Igualmente, las vitaminas del complejo B, tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico (B5), piridoxina (B6) y cobalamina (B12) son esenciales bajo períodos de estrés, antes, durante y después.

Por otra parte encontramos el magnesio, un suplemento multipropósito que ayuda a la relajación del organismo y su deficiencia puede prolongar los efectos secundarios de un estrés prolongado. Un estudio que data del 2005-2006, el “National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES)”, demostró que la mayoría de los americanos consume cantidades menores de magnesio a las recomendadas. Unos 200 a 400 mg al día serán suficientes.

 

Herbolaria:

La terapia a base de hierbas ha sido usada durante años en casos de estrés físico o emocional.  Las hierbas más utilizadas son: la valeriana, la manzanilla y la lavanda.

De acuerdo a “Practical Guide to Natural Medicine”, la valeriana ha sido usada por más de 1000 años como sedante y calmante. Actualmente se está estudiando en el campo de la ansiedad, problemas de sueño, ataques de pánico y hasta para cefaleas. En Japón es muy popular y se le puede conseguir en el anaquel junto con los sedantes y calmantes.

 

Los adaptógenos

Son sustancias naturales a base de hierbas que ayudan a combatir el estrés.  Entre los más populares se encuentran el extracto de té verde, ashwagandha, gingseng y rhodiola rosea.  Al suplementarse con un adaptógeno antes de un evento estresante, uno puede prevenir los síntomas comunes asociados con la ansiedad y tensiones corporales.

 

Las Proteínas

Las necesidades proteicas del organismo también pueden aumentar en situaciones de estrés. En tales circunstancias, es especialmente importante incluir en nuestra dieta alimentos ricos en proteínas, pescado, pollo, pavo, carne roja magra, huevos, proteína de soya, proteína de lactosuero o proteína de chicharos. Estos últimos suplementos tienen la ventaja de ofrecer proteína pura, rica en aminoácidos esenciales, baja o sin grasa, baja o sin azucares.

Una dieta pobre en proteínas puede reducir de forma considerable las defensas inmunitarias y la capacidad de combatir las infecciones.

 

Los aceites esenciales:

La aromaterapia o aromatología  pueden ser una herramienta fácil y placentera para manejar y combatir el estrés. La lavanda, sin lugar a dudas es el relajante aromático por excelencia pues te ayudará en el caso de sufrir problemas con el sueño, decaimiento, ansiedad  o angustia.

 

Vía Respiratoria:

Idealmente deberíamos tener tanto en casa como en nuestro lugar de trabajo un difusor de aceites esenciales y nuestro botiquín de aceites esenciales para ayudarnos a combatir el estrés ocasional. Los aceites de limón, naranja, lavanda, frankincense, cedro atlántico, ylang-ylang, la vainilla o combinaciones de estos no deben de faltar en su hogar o sitio de trabajo. En caso de no disponer de un difusor podemos preparar un spray. Para ello puedes utilizar 40 ml de agua purificada o destilada, 10 ml de alcohol o vodka (sin el alcohol, el aceite esencial se asentará en el fondo de la botella, ya que no se mezclan solos con el agua.), 20 gotas de lavanda y 20 gotas de limón. Agitar siempre antes de pulverizar. Guardar el excelente en un frasco de cristal oscuro. Nota: También puedes utilizar combinaciones de aceites ya elaboradas por el fabricante, una combinación ideal para calmar, dar paz y serenidad es: lavanda, naranja, cedro, ylang-ylang, atanasia azul y vainilla.

 

Vía Tópica:

La vía tópica es ideal para hacer penetrar los aceites esenciales en nuestro torrente sanguíneo y beneficiarnos de sus magníficas propiedades.

 

    Roll-on anti-estrés 15 ml

    Aceites esenciales de limón (10 gotas), de lavanda (5 gotas).

    Rellenar con aceite vegetal (tipo portador, sin aroma) de girasol, cártamo, uva, oliva de ser posible con vitamina E

    Aplicar en las muñecas, plexo solar, nuca, hasta 6 veces por día.

    Acción: calmante, relajante, anti-fatiga, tonificante del sistema nervioso.

 

    Masaje calmante/relajante (10 ml)

    Aceites esenciales de lavanda (5 gotas), de naranjo (5 gotas) o combinación dada anteriormente (5 ml). Completar el frasco de 10 ml       con aceite vegetal de (tipo portador, sin aroma) de girasol, cártamo, uva, oliva de ser posible con vitamina E

    Aplicar unas gotas en el plexo solar, nuca, hombros y a lo largo de la columna vertebral.

    Ideal para antes de ir a dormir.

    Acción: calmante, relajante, anti-fatiga, tonificante del sistema nervioso.

 

Una alimentación que ayude a combatir el estrés consiste, simplemente, en una dieta sana y equilibrada en la que se seleccionan los alimentos adecuados. El ejercicio regular es también importante ya que estimula la producción de endorfinas (sustancias naturales que hacen que estemos de buen humor) y mejora la forma física. Recuerde tomar agua, el estrés puede incidir sobre nuestra hidratación. Los suplementos nutritivos, hierbas y la aromatología también pueden ser de gran ayuda. Aquellas personas que están bajo un estrés constante deberían plantearse cambiar su estilo de vida o buscar ayuda profesional.

 

Bibliografía:

Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC)

Stress Management Society, UK

National Center for Complementary and Alternative Medicine: Valerian

Huiles essentielles, santé, beauté et bien-être. Alessandra Moro Buronzo

Fatima Sole, La Botica Escondida